Busca barcos de segunda mano y barcos nuevos en…

 Castellano  Inglés

Seguro obligatorio de responsabilidad civil para barcos nuevos y de segunda mano

SEGURO OBLIGATORIO DE RESPONSABILIDAD CIVIL PARA BARCOS
-Según el Real decreto 607/1999, de 16 de abril, todas las embarcaciones destinadas a la navegación de recreo y deportiva propulsadas a motor (ya sea un barco nuevo o de segunda mano, incluidas las motos de agua, así como aquellas que carezcan de motor y tengan una eslora superior a seis metros, deben tener suscrito un seguro obligatorio de responsabilidad civil.

-Esta obligatoriedad afecta a estas embarcaciones tanto si navegan en aguas marítimas como en aguas interiores siempre que tengan entrada y salida en un puerto español.

-La obligatoriedad no se hace extensible a las embarcaciones inferiores a seis metros de eslora que, siendo su propulsión natural a vela, dispongan de un motor auxiliar para ser propulsadas en determinadas circunstancias, ya que su propulsión natural no es la motorizada.

OBJETO DEL SEGURO
-El seguro obligatorio tiene por objeto cubrir la responsabilidad civil derivada de los daños materiales o personales ocasionados a terceros, a los puertos o instalaciones marítimas, como consecuencia de colisión, abordaje y demás hechos derivados del ejercicio de la navegación de recreo o deportiva, en las aguas marítimas españolas, así como por los esquiadores y objetos que remolquen en el mar.

art4_1_200.jpgÁMBITO Y LÍMITES DEL SEGURO
Riesgos que debe contener la cobertura:

a) Muerte o lesiones corporales de terceras personas.
b) Daños materiales a terceros.
c) Pérdidas económicas sufridas por terceros que sean consecuencia directa de los daños anteriores.
d) Daños a buques por colisión o sin contacto.

Es aconsejable ampliar los límites de cobertura a otros supuestos como los daños personales de capitán y otros ocupantes de la embarcación, los daños materiales causados a ésta, etc.

EXCLUSIONES
Se excluyen de la cobertura básica:

a) Los daños producidos al tomador del seguro, al naviero o al propietario de la embarcación identificada en la póliza o al asegurado usuario de la misma.
b) La muerte o lesiones sufridas por personas transportadas que efectúen pagos para el crucero o viaje.
c) La muerte o lesiones sufridas por las personas que intervengan profesionalmente en el mantenimiento, conservación y reparación de la embarcación asegurada.
d) La muerte o lesiones sufridas por el patrón o piloto de la embarcación.
e) Los daños sufridos por la embarcación asegurada.
f) Los daños causados por la embarcación durante su reparación, su permanencia en tierra, o cuando sea remolcada o transportada por vía terrestre, ya sea sobre vehículo o de cualquier otra forma.
g) Los daños sufridos por los bienes que por cualquier motivo (propiedad, depósito, uso, manipulación, transporte u otros) se hallen en poder del asegurado o de las personas que de él dependan o de los ocupantes de la embarcación.
h) Los daños personales o materiales sufridos por las personas con ocasión de ocupar voluntariamente una embarcación, pilotada o patroneada por persona que careciera del adecuado título, si el asegurador probase que aquellos conocían tal circunstancia.
i) Los daños producidos a embarcaciones y objetos remolcados, con el fin de salvarlos, y a sus ocupantes.
j) Los daños personales y materiales producidos por embarcaciones aseguradas que hubieran sido robadas o hurtadas.
k) El pago de sanciones y multas, así como las consecuencias del impago de las mismas.
l) Los daños producidos por la participación de las embarcaciones en regatas, pruebas, competiciones de todo tipo y sus entrenamientos, incluidos apuestas y
desafíos, sin perjuicio de lo establecido.


art4_2_200.jpgCARACTERÍSTICAS
-El seguro obligatorio deberá ser contratado por el titular o propietario del barco, que es la persona a cuyo nombre figura la titularidad de ésta en los registros administrativos.

-El contrato debe formalizarse con compañías aseguradoras consignadas con el número 12 según la clasificación contenida en la Ley 30/1995 y que tengan la debida autorización del Ministerio de Economía para desarrollar su actividad en España.

-Todos los propietarios de embarcaciones de recreo y deportivas tienen la potestad de suscribir pólizas aumentando las coberturas que crean oportunas.

-La compañía aseguradora debe entregar al tomador toda la documentación correspondiente en la que constará una referencia clara y precisa a las normas aplicables a este tipo de seguro y los demás extremos que se determinen en la regulación del contrato de seguro y de ordenación y supervisión de los seguros privados.

-Una vez cobrada la prima, el asegurador deberá entregar al tomador un justificante del pago, que es el documento que acredita la vigencia del seguro, siempre que contenga las siguientes especificaciones:

a) El nombre de la entidad aseguradora que suscribe la cobertura.
b) La identificación suficiente de la embarcación asegurada.
c) El período de cobertura, con indicación de la fecha y hora en que comienzan y terminan sus efectos.
d) La indicación de que se trata de la cobertura del seguro obligatorio.

-Esta documentación acreditativa deberá hallarse a bordo de la embarcación.

-La consecuencia de no tener asegurada la embarcación conforme lo previsto en el Reglamento se considerará infracción grave, conforme con lo dispuesto en el Capítulo III del Título IV de la Ley 27/1992, de 24 de noviembre, de Puertos del Estado y de la Marina Mercante.


Autor: Jordi Maseras
Adaptado a Nautibarcos.com por Grupo V