Busca barcos de segunda mano y barcos nuevos en…

 Castellano  Inglés

Vender un barco de segunda mano


La historia personal de compra de un barco tiene siempre un comienzo feliz e ilusionante. Hasta que llega el momento de cambiar de modelo o venderlo por falta de uso, por cambio de planes o por necesidad. Pero, lo que a veces se puede plantear como un drama y un desarraigo marino, debe entenderse como una transacción más, que se debe llevar a buen término de la mejor manera posible y con la menor pérdida de valor. Para conseguirlo, hay que seguir unas pautas y un método que están claros, aunque el actual aumento de oferta y la disminución de precios, hace plantearse la venta del barco como algo más delicado y difícil, pero no imposible.



Cómo sacar el máximo partido a la venta de un barco



vender-un-barco-de-segunda-mano_22_1_200.jpg



A menos que sea un cambio por otro modelo superior en tamaño, prestaciones o lujo, la venta de un barco de segunda mano siempre aprieta el corazón de un armador y se crea un dilema emocional que hay que superar para hacer una buena venta, o la mejor posible para el momento en que se enmarque. Las circunstancias actuales son delicadas, puesto que la crisis también llega al mar y a los puertos deportivos, lo que se refleja en una mayor oferta de todo tipo de barcos y una bajada en la demanda que se traduce en reducción de precios de forma general. Por falta de tiempo y de uso, por reducir gastos, por cambio de actividad o por necesidad, la vida de los barcos va cambiando de manos con transacciones que deben hacerse de la mejor forma para no perder demasiada inversión. No es fácil cuando la oferta abunda y realmente hay mucho donde escoger, pero hay que intentar ofrecer un producto válido, en buen estado, fiable y que sea atractivo para quien ha decidido aumentar su patrimonio introduciendo un barco en su vida.



vender-un-barco-de-segunda-mano_22_2_200.jpg



Por tanto, hay que vender un barco en condiciones, con todo lo necesario para navegar en el radio de su categoría de navegación, con documentación y permisos válidos y en regla, con un aspecto exterior e interior lo más atractivo posible, con un buen estado del motor o las velas y sus aparejos, y con un mínimo de garantía que seguramente exigirá el comprador o el broker a la hora de firmar. Se debe procurar vender un barco de segunda mano en condiciones de navegar y pasar los controles de ITB, no se trata de intentar “colocar un trasto” al primero que pase, porque actualmente, un comprador, dada la abundante oferta, se decantará rápido por otro mejor, más bonito, más barato o mejor cuidado. Y, una vez tomada la decisión de vender, hacerlo lo antes posible para no aumentar la cuenta de gastos, que en un barco no para de crecer por su mantenimiento y alojamiento. Por tanto, hay que ser pragmático una vez tomada la resolución:



· Poner el barco en condiciones de ofrecer las máximas ventajas y posibilidades.

· Dar a conocer su existencia en el mercado de compraventa.

· Pedir un precio lógico y que sea lo más ajustado a la realidad posible, rebajándolo al máximo para entrar en el mercado real.

· Resolver rápido los gastos que produce la embarcación mientras espera en un amarre o en seco al nuevo armador.



vender-un-barco-de-segunda-mano_22_3_200.jpg



En todos los puertos hay brokers o vendedores que se encargan de ofrecer los barcos disponibles dentro de una coyuntura actualmente difícil, que conocen el tema y el mercado de forma directa mejor o peor y que, a cambio de una comisión lo ponen a punto, lo ofrecen, lo enseñan, concretan su prueba, y lo introducen en la red de ofertas de barcos de ocasión de que disponen. En función de sus características, de su estado y del precio que pida el amador, la venta será más o menos rápida. Y si queremos gestionar la venta por nuestra cuenta, deberemos seguir las mismas pautas de ofrecer un producto atractivo y en buen estado, y publicitarlo, anunciándolo en páginas web de compra y venta de barcos de ocasión y en prensa especializada, y colgarle carteles bien visibles para que los que recorren puertos en busca de ilusiones lo vean claro y rápido.



Los medios para vender un barco de segunda mano: Revistas y webs



Uno de los escaparates más efectivos a la hora de vender un barco son las revistas especializadas en náutica, de motor o de vela, que reservan una sección a la compraventa de barcos de ocasión y segunda mano y muestran de forma rápida y eficaz lo que ofrecen los vendedores. Estos anuncios suelen incluir los datos, una foto (preferiblemente una en la que se vea bien el barco), una lista de accesorios, el precio y la forma de contacto.



vender-un-barco-de-segunda-mano_22_4_200.jpg



Pero, seguramente, el medio fundamental actualmente sea Internet, donde las páginas webs representan el mercado de barcos segunda mano y ocasión más libre y abierto a más compradores potenciales; es la mejor forma de buscar y encontrar, y, hoy en día, un broker sin web no puede funcionar eficazmente en el mercado náutico de segunda mano. Sin duda, se trata del sistema más rápido, y probablemente el más eficaz, para poner a la venta un barco. En la Red confluyen páginas webs de astilleros, de brokers, personales, de revistas especializadas o aquellas que pretenden coger un trocito del mercado náutico ofreciendo otras muchas cosas junto a contenidos teóricos sobre el mundo de la navegación deportiva. Se trata de un espacio relativamente nuevo, que ha irrumpido en la náutica y ofrece más posibilidades y rapidez de consulta que otros sistemas utilizados de forma más clásica. También hay que tener en cuenta que nos estamos refiriendo a webs españolas, francesas, inglesas, polacas o americanas, porque el clic del ratón nos puede llevar al otro lado del Atlántico para ver y comprar, y, por tanto, para ofrecer y vender. Es un buen sistema para acceder a gran cantidad de clientes potenciales, con más oportunidades a priori que un broker, que se dedica a una zona determinada y donde buscaremos la cercanía para una embarcación más común.



Autor: Javier Bravo Morata

Adaptado para Nautibarcos.com por Grupo V S.L.U.